Que es el azucar

Qué es la enfermedad del azúcar

Este artículo necesita citas adicionales para su verificación. Por favor, ayude a mejorar este artículo añadiendo citas de fuentes fiables. El material sin fuente puede ser cuestionado y eliminado.Buscar fuentes:  «Remolacha azucarera» – noticias – periódicos – libros – erudito – JSTOR (febrero 2021) (Aprende cómo y cuándo eliminar este mensaje de la plantilla)

La remolacha azucarera es una planta cuya raíz contiene una alta concentración de sacarosa y que se cultiva comercialmente para la producción de azúcar. En el ámbito de la fitotecnia, se conoce como el grupo de cultivares Altissima de la remolacha común (Beta vulgaris)[1]. Junto con otros cultivares de remolacha, como la remolacha y la acelga, pertenece a la subespecie Beta vulgaris subsp. vulgaris. Su pariente silvestre más cercano es la remolacha de mar (Beta vulgaris subsp. maritima)[2].

En 2013, Rusia, Francia, Estados Unidos, Alemania y Turquía eran los cinco mayores productores de remolacha azucarera del mundo[3] En 2010-2011, América del Norte y Europa no produjeron suficiente azúcar a partir de la remolacha azucarera para satisfacer la demanda interna total de azúcar y todos fueron importadores netos de azúcar[4] Los Estados Unidos cosecharon 1.004.600 acres (406.547 ha) de remolacha azucarera en 2008[5] En 2009, la remolacha azucarera representaba el 20% de la producción mundial de azúcar[6] y casi el 30% en 2013[7].

Cómo se clasifica el azúcar

Los azúcares son un tipo de hidratos de carbono. Proporcionan al cuerpo la energía que nuestros órganos y músculos necesitan para funcionar. 1g de hidratos de carbono (y por tanto 1g de cualquier azúcar) contiene 4 calorías, al igual que 1g de proteínas. 1g de grasa contiene 9 calorías.

Aunque al decir «azúcar» la gente suele referirse a la sacarosa, es decir, al azúcar de mesa, elaborado a partir de la caña de azúcar o de la remolacha, hay otros tipos de azúcares, como la fructosa (azúcar que se encuentra en los zumos de frutas y en la miel), la glucosa (azúcar que se encuentra en las verduras y en la fruta fresca), la lactosa y la galactosa (azúcares presentes de forma natural en los lácteos) y la maltosa (azúcar que el cuerpo humano genera al digerir los alimentos con almidón).

El azúcar también se obtiene del almidón. Este azúcar (llamado «jarabe de glucosa-fructosa» o «jarabe de fructosa-glucosa») se presenta en forma líquida. Tiene una composición similar a la de la sacarosa y suele utilizarse como alternativa al azúcar de mesa en algunos productos alimenticios.

Para qué se utiliza el azúcar

El azúcar moreno es un producto de azúcar sacarosa con un color marrón característico debido a la presencia de melaza. Se trata de un azúcar blando no refinado o parcialmente refinado que consiste en cristales de azúcar con algún contenido residual de melaza (azúcar moreno natural), o bien se produce mediante la adición de melaza al azúcar blanco refinado (azúcar moreno comercial).

El Codex Alimentarius exige que el azúcar moreno contenga al menos un 88% de sacarosa más azúcar invertido[1] El azúcar moreno comercial contiene entre un 3,5% de melaza (azúcar moreno claro) y un 6,5% de melaza (azúcar moreno oscuro) en función del volumen total[2] En función del peso total, el azúcar moreno comercial normal contiene hasta un 10% de melaza[3] El producto es naturalmente húmedo debido a la naturaleza higroscópica de la melaza y suele etiquetarse como «blando». El producto puede ser procesado para obtener un producto que fluya mejor para la manipulación industrial. La adición de colorantes u otros productos químicos puede estar permitida en algunas zonas o para productos industriales.

El tamaño de las partículas es variable, pero generalmente es menor que el del azúcar blanco granulado. Los productos para uso industrial (por ejemplo, la producción industrial de pasteles) pueden basarse en el azúcar en polvo, que tiene cristales de aproximadamente 0,35 mm.

Azúcar granulado

El azúcar en polvo, también llamado azúcar de confitería, azúcar 10X o azúcar glas, es un azúcar finamente molido que se obtiene al moler el azúcar granulado para convertirlo en polvo. Suele contener entre un 2% y un 5% de un agente antiaglomerante -como el almidón de maíz, la fécula de patata o el fosfato tricálcico[1][2]- para absorber la humedad, evitar la formación de grumos y mejorar la fluidez. Aunque la mayoría de las veces se produce en una fábrica, el azúcar en polvo puede elaborarse procesando el azúcar granulado ordinario en un molinillo de café, o machacándolo a mano en un mortero.

El azúcar en polvo se utiliza en la producción industrial de alimentos cuando se necesita un azúcar de rápida disolución. Los cocineros caseros lo utilizan principalmente para hacer glaseados o escarchas y otras decoraciones de pasteles. A menudo se espolvorea sobre los productos horneados para añadir un sutil dulzor y una delicada decoración.

El azúcar en polvo (también conocido como azúcar superfino, en barra o de panadero) tiene un tamaño de partícula mayor que el azúcar en polvo, aproximadamente la mitad que el azúcar granulado,[5] y no tiene almidón añadido. Se suele utilizar en repostería y en bebidas frías mezcladas porque se disuelve más rápido que el azúcar blanco granulado. El azúcar en polvo puede prepararse fácilmente en casa moliendo el azúcar blanco en un procesador de alimentos para hacerlo más fino[cita requerida] El alimento más común en el que se utiliza el azúcar en polvo es el merengue[cita requerida].